lunes, 28 de septiembre de 2015

EMBARAZO: SÍNDROME DEL NIDO


Estoy iniciando el tercer trimestre de mi embarazo, y comienzo a notar que me ha dado eso que se conoce como el “síndrome del nido”.  Sí, me han dado esas ganas intensas de tener todo ordenado, limpiar a fondo, tirar lo que ya no se usa, desinfectar, etc. Me tengo que obligar a tomar un descanso y no hacer cosas que nos pudieran poner en riesgo (como mover muebles, o caer por andar queriendo limpiar hasta el techo).

Por ahora las víctimas han sido: clóset, recamara y espacio de trabajo de MJ; mi clóset, accesorios, zapatos, maquillaje. Tengo especial cuidado al lavar la ropa (obsesionada con que lo blanco quede impecable, que la ropa de cama este limpia, desinfectada y que huela delicioso). Ahora que lo recuerdo, hasta al auto le toco, me desespere de sentir el viejo cubre volante y salí corriendo a comprar uno nuevo.

Y todo esto me sorprende, porque no soy la más exigente con la limpieza. No es que viva en la mugre y el desorden. Pero solo he sentido esta gran exageración dos veces: cuando estaba embarazada de MJ y ahora.

De echo estoy escribiendo estas lineas a la media noche, porque no tengo sueño, pero me siento cansada, ya que no he parado en todo el día. Así que tuve que buscarme una actividad que no implicara tanto esfuerzo físico y me permitiera descansar. 

Pero como mi mente no para de pensar todo lo que quiero cambiar, re decorar, tirar, poner. Les quiero compartir algunos tips, para deshacernos de esas cosas que solo ocupan un espacio en casa y ya no necesitamos.

Por si las necesito después
Es la razón número uno por la que acumulamos cientos de cosas que no usamos. Lo mejor es deshacernos de ellas y, si en algún momento de verdad nos hacen falta, no vamos a dudar en adquirirlas nuevamente.

Nuestros pasatiempos olvidados
Sí, ese instrumento musical que juraste aprender a tocar y que solo esta arrumbado en un rincón, los estambres, ganchos y agujas de cuando quisiste aprender a tejer, etc. Eso que sabes que no vas a retomar. Podrías venderlo o donarlo, habrá quien si saque provecho de dichos artículos y tu ganarás espacio en casa.

Libros, libretas y trabajos escolares
Yo se, que los primeros garabatos de nuestros pequeños son un tesoro, pero guardar cada año sus obras maestras, sus cuadernos y libros es una acumulación que no terminará ni cuando se vayan de la casa. Lo mejor es deshacernos de ellos y lo que pueda servir, donarlo a una escuela o biblioteca. 

Valor sentimental
No te digo que tires todo eso que es especial porque tiene un valor sentimental. Pero si puedes elegir quedarte con los más importantes y deshacerte del resto.

Ropa 
Por algo tenemos clósets llenos de “no tengo que ponerme”. Porque guardamos ese pantalón favorito en el que ya no entramos, pero que en cuanto bajemos esas tallas extras lo volveremos a usar. Si revisas y te quedas con lo que realmente usas, podrás sacarle mejor provecho a tu ropa.

Juguetes
Estos objetos se acumulan rápidamente. Lo mejor es que cada determinado tiempo tu hijo y tú revisen sus juguetes y saquen esos con los que ya no juega. Y enseñarles que pueden hacer felices a otros niños, si deciden donarlos; o podrían organizar una venta de garaje y usar las ganancias para comprar un juguete que si vayan a usar.

Utensilios de cocina
Tus muebles de cocina parecen bodega de trastes. ¿Porqué no sacas todo lo viejo y maltratado de tu cocina? Créeme que vas a disfrutar del resultado.

Papelería
Tenemos la costumbre, o al menos yo, de guardar todo lo que va sobrando de algún proyecto personal o escolar. Es tiempo de revisar cada cosa y tirar lo inservible.



Espero que los tips les sirvan. Y cuéntenme como vivieron el “síndrome del nido” en sus embarazos.

1 comentario :

  1. Felicidades, hace m6cho que te sigo,es igual a todas nos pasa el sindrome del nido

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...